EL CANDIL es uno de los establecimientos de referencia en la buena cocina de la gastronomía asturiana.

Todo un ejemplo de lo que se entiende por cocina de producto.

Aquí manda la materia prima, elaborada por el buen saber y hacer de José Luis Camacho, su gerente.
«Un restaurante pequeño y bien estructurado en una planta, con un comedor que se antoja caprichoso a una decoración marinera que huye de las estridencias y de los tópicos».

«Unos tonos suaves y apacibles que junto con el trato exquisito del personal y el ambiente acogedor hacen que la estancia sea una auténtica delicia».